Soy

Más que una sumatoria de diplomas o experiencias laborales soy un individuo en permanente proceso de crecimiento y transformación. Esta página es el espacio que he creado para compartir esta jornada por esta vida. Contestarme a mi mismo la pregunta ¿Quién soy? es un ejercicio permanente de reflexión y observación. Responderla no es posible a través de una simple etiqueta como decir: soy antropólogo o soy profesor o soy...

Diría que mi presencia en un proceso, en un lugar, en una relación aporta diferentes cosas. Puedo inspirar el cambio porque tenga la capacidad de ver oportunidades o riesgos que para otros son invisibles. Puedo aportar al cambio porque conozco distintas herramientas que permiten adquirir la confianza (personal) para asumir los retos que trae consigo la transformación.

Pero también puedo inspirar con mi prosa. Escribir es un don que me regaló la vida y me encanta explorarlo de muy diversas maneras. En otro tiempo escribía textos técnicos o académicos. Hoy disfruto más con textos sobre la vida, sobre las pasiones y esencias de los corazones, sobre la magia de la vida.

También me regaló la vida el don de sanar con mis manos. Lo hago y me produce mucha alegría, enormes satisfacciones. Lo realizo más como un acto de servicio al colectivo. En lo fundamental, entiendo el proceso de sanación como un proceso de recuperación de la memoria y de aprendizaje. Así es que más que pacientes siento que quienes cruzan mi camino para buscar ayuda para sanar algo en realidad son aprendices que comparten conmigo un trayecto del camino.

No hace mucho decidí que quería caminar esta vida como un emprendedor, como alguien que es gerente de su propio camino. Más que un gerente de proyectos, un emprendedor es un constructor de realidades presentes. El emprendimiento no es algo a lograr en un futuro sino una marcha cotidiana.

Adoro la docencia, me divierte enormemente interactuar con estudiantes. Cada clase es un reto creativo, la oportunidad de generar espacios de aprendizaje en los cuales se comparta conocimiento, se detone la creatividad, se viva un sentido crítico de la vida. Vivo mis clases como espacios en los que todos, incluido el maestro son aprendices.

Esto mismo lo aplico en la facilitación de eventos. Para mi, una conferencia, un taller, un seminario, un panel son espacios de aprendizaje y de intercambio de experiencias y conocimientos. Transformar las prácticas que suelen acompañar este tipo de eventos es todo un reto. Es pasar de la idea de que hay unos sabios que saben y por lo tanto se pueden parar al frente a enseñarle a varias decenas de asistentes que NO saben, a un formato en el que todos saben y que el encuentro es una maravillosa oportunidad para aprender, crecer, crear, sanar.

Soy en esencia un explorador que se divierte combinando distintas técnicas y saberes. Hay quienes se especializan en un campo, en una técnica y lo hacen muy bien. Diría que en cambio me especializo en la diversidad. Hay sembradores que son muy buenos en cuidar mono-cultivos, yo más bien me dedico a bosques diversos.